jueves, 16 de octubre de 2008

PEDRO BARROSO, PRIMER ALCALDE DE LOS VALLES PUEBLO Y VILLA DE AREQUIPA

PEDRO BARROSO, PRIMER ALCALDE DE LOS VALLES PUEBLO Y VILLA DE AREQUIPA[1]
Edgar Chalco Pacheco[2]
Transcurría el verano de 1989 cuando conversaba con don Guillermo Galdos Rodríguez a cerca del tema de mi tesis de Bachiller en Historia y hablábamos sobre la denominación de Arequipa en el Protocolo de Alonso de Luque, donde se menciona como pueblo, valle, villa, etc. en 1539 y 1540 antes de la fecha de fundación.
Creo importante indicar que Guillermo Galdos me enseñó Paleografía (1987) y despertó mi interés por estos documentos, al año siguiente durante el verano dictó el primer curso de Paleografía, siendo yo uno de sus alumnos conjuntamente con Alejandro Málaga N. Z. curso de éxito rotundo y al año siguiente vendrían otras promociones. Nos decía “la manera de aprender es muy simple, agarrar directamente los documentos, con una frase –para aprender a nadar hay que meterse a la piscina-, o –en la cancha se ven los gallos”-, palabras que me motivaron para incursiona en la transcripción de pergaminos del siglo XVI y siguientes, del Archivo Regional de Arequipa, Archivo Municipal de Arequipa, Archivo Arzobispal de Arequipa.
Las condiciones que buscaban los españoles en sus conquistas y fundación de ciudades se evidencian claramente en el caso de Arequipa, su política se basaba “en el asentamiento de la gente y establecimiento de las poblaciones, en este último destacaba la formalidad de las ceremonias, la toma de posesión, el acta de fundación y la legalización del acto”[3].
Desde que los primeros aventureros pasaron en plan de negocios comerciales, vieron la fertilidad, la importancia y la producción del valle, conformando un poblado importante la de los Yarabayas ubicado ene. Hoy llamado barrio de San Lázaro, “que en las modestas chozas situadas en la lloclla de San Lázaro se hospedaron los primeros europeos que llegaron al valle a la sombra acogedora de la vivienda de un nativo yarabaya”[4].
Debe tenerse en cuenta que años antes a la fecha de la fundación de Arequipa, desde el Cusco en 1535 se había hecho el reparto y entrega de las encomiendas a los conquistadores y, algunos de los españoles y religiosos se asentaron en pequeñas casuchas de indígenas Yarabayas del valle del Chili (hoy Barrio de San Lázaro) porque había vegetación en el valle e importante de su producción. Es muy importante mencionar que hacerse cargo de una Encomienda, se rige por ciertas normas medievales, como es coger con la mano un poco de tierra y votarla en campo en señal de posesión, recorrer a caballo todo el espacio territorial que ha recibido. Esto quiere decir que tempranamente pasaron españoles por estos valles arequipeños.
Otro aspecto importante ocurre el año de 1535 cuando Diego de Almagro viajó a la conquista de los reinos de Chile, dicha expedición no tuvo mucho éxito , el clima la geografía de Charcas y los Andes se encargó de abatir a los expedicionarios y, a su regreso de Chile tuvo que pasar por el desierto más seco del mundo Atacama y Antofagasta que terminó por diezmar a los abatidos hombres, luego siguió por los valles de Arica, Caplina, Cochuna llegando a los valles de Arequipa por el año de 1537 para abastecerse y continuar su viaje al Cusco.
Dentro de los comentarios hechos a la obra de Cornejo Buroncle, nos expresa el Dr. Víctor Sánchez Moreno que, la presencia de los primeros españoles en el Valle del Chili, se remonta al mes de agosto de 1535 cuando el Capitán Ruy Díaz con los seguidores de Diego de Almagro pasaron a Chile por esos mismos meses, el adelantado atravesaba los Andes por Charcas, esto explica que Almagro a su regreso por Chile en febrero de 1537 se detuvo en el valle de Arequipa para descansar y acopiar recursos porque “llegó en la mayor miseria y extenuación al valle de Arequipa”[5].
Sobre ello la información de servicios que presentó Pedro Barroso en el Cusco en 1539, nos amplía este criterio, pues también “los historiadores arequipeñistas –muchos de ellos-, reafirman su convencimiento de la presencia de los conquistadores almagristas en el valle de Arequipa, mucho antes de materializarse la posesión oficial del territorio mistiano”[6]
Cuando revisamos la documentación temprana del protocolo de Alonso de Luque, de 1539, notamos que, en el poder que otorga el Obispo Valverde al cura Rodrigo Bravo y sustitución en el cargo de Protector de Naturales con fecha del 28 de junio de 1539, es dado en “el pueblo e valle de Arequipa”[7]
Otro documento importante es cuando Alonso de Loayza se obliga a un pago por ropa de Castila, que compró al comerciante Felipe Boscán, también en el Valle de Arequipa. La denominación de provincia, aparece en el documento de Gregorio de Setién, compromiso de pago y mercaderías que le dio Felipe Boscán, otorgado en la provincia de Arequipa[8].
Las distintas denominaciones para esta zona sur del Perú nos permiten apreciar la amplia jurisdicción que comprendía Arequipa y la responsabilidad y funciones de Pedro Barroso como Alcalde en estos valles. Así también apreciamos en el documento que celebra Miguel Cornejo “vecino que soy de la ciudad del Cusco y estante y presente en la provincia de Arequipa, otorga poder en la dicha provincia e valle de Arequipa que es en estas provincias del Perú”[9]. En el caso de Juanes Navarro da poder al señor Pedro Barroso Alcalde Ordinario en esta Villa de Villahermosa que soys ausente, como si fuesedes presente, para todos sus pleitos, en escritura fechada en el pueblo e valle de Arequipa a 21 de diciembre de 1539”[10]
El asentamiento inicial que se hiciera en el valle de Camaná en 1539, responde a la búsqueda de un sitio propicio para el comercio marítimo, como lo era el Callao en Lima, “la fundación de la Villa Hermosa se efectuó con la rigurosidad que para tales casos exigen las disposiciones reales, creemos que posiblemente fue en los primeros días de noviembre que comienza a despejarse la nubosidad del cielo”[11].
La composición de las primeras autoridades del Cabildo –hasta principios de 1540- lo eran “Alcalde Mayor, Alonso de Cabrera; como Alcaldes Ordinarios Pedro Barroso y García Manuel de Carvajal; como regidores, Hernando de Silva, Gómez de León, Hernando de Torres, Lucas Martínez Begazo, Luis de León y el Capitán Andrés Ximenez, y Martín López de Carbajal como Alguacil mayor”[12].
Como puede notarse el primer Alcalde de estos valles de Arequipa fue don Pedro Barroso, hombre de amplia trayectoria en las conquistas de estos reynos del Perú. En su informe que hizo en el Cusco con fecha 21 de febrero de 1539, para presentar a sus majestades y salvar sus responsabilidades, como consecuencia de la Guerra de los Gobernadores 1537-38, uno de sus testigos dixo “que sabe e vido al dho Pedro Barroso ser Teniente de Gobernador por el dho Pedrarias en la ciudad de granada en la gobernación de Nicaragua (…) e fue Alcalde Mayor de la dha ciudad por el licenciado Castañeda”[13].
Este a su vez “como secretario del dho señor Marquéz le daría yndios quedándose, e que el dho Barroso no quiso, syno ir la jornada con el Adelantado don Diego de Almagro”[14]. Nos referimos a la jornada de Chile, “el cual me hizo su Alcalde Mayor e serví del dho oficio, desde que prencipió la dha jornada hasta que la batalla se dio administrando justicia”[15]. Y que entre los problemas pasados entre Almagro y Pizarro “Pedro barroso deseó siempre la paz e habló al dho Adelantado sobre ella que la tuviese tonel dho Gobernador, aunque pusiese algo de su casa”[16].
Pese a toda la trayectoria política de Barroso, los pizarristas quienes fundaron la ciudad de Arequipa, no le dieron a Pedro Barroso un cargo político-militar de importancia (Teniente de Gobernador), sino un cargo de ciudad cuya jurisdicción era limitada así como su jerarquía, -entendiéndose que salvó todas sus responsabilidades-, que era Alcalde ordinario de primer voto, es decir no se le perdonó su simpatía almagrista, caso contrario ocurre a mediados de 1548 cuando los pizarristas son derrotados por La Gasca, este último deposita su confianza en Pedro Barroso y es nombrado Alcalde de primer voto, así se registra cuando “da posesión de la encomienda al escribano Alonso de Luque”[17].
No se trata de desvalorar la imagen de Juan de La Torre, -en opinión de algunos historiadores considerándolo como el primer alcalde de Arequipa-, sino que el buen tino político de Pizarro, vio las condiciones de García Manuel de Carvajal, que era conocedor de esto valles con su más cercano colaborador que era Alonso de Luque escribano que continuaba desde el Cusco. Como dijera el Dr. Guillermo Galdos Rodríguez “Pizarro fue analfabeto pero no un tonto, nombró por su Teniente de Gobernador a García Manuel de carvajal en “la primera quincena del mes de abril de 1540, porque el día 03 figuraba como segundo Alcalde recibiendo un poder de Pedro Barroso”[18]. Y el día 15 de abril “se prohibió que salgan los vecinos de la villa sin licencia, mandato del señor Teniente, so pena de cien pesos de oro”[19].
Existiendo la vacancia de Alcalde Ordinario de segundo voto, lo nombran a Juan de La Torre, pareciera que este último le da poca importancia al cargo porque al suscribir documentos el 09 de junio de 1540 sólo se registra como vecino, y no como alcalde, que normalmente lo haría un vecino dándole valor y uso a este “título ciudadano”, más luego, después del mes de agosto de 1540 sí realiza las anotaciones de alcalde al momento de la firma.
Para los españoles, contar con una ciudad importante en el sur del Perú, era de mucha importancia, habrían decidido tomar en cuenta el valle del Chili. Una vez realizado la toma de pareceres “plebiscito” “para trasladar la ciudad hacia el valle de Arequipa, muchas fueron las razones para esta determinación, la falta de mano servil ante la mortandad indígena con epidemias desconocidas, pero la más importante fue la conveniencia económica porque “las encomiendas fueron repartidas por Pizarro y Arequipa constituía el eje geográfico al cual convergían todas las encomiendas”[20].
Fuese cual fuese la ubicación, la intención de contar con una ciudad estratégica, era lo primordial, cumpliéndose de esta manera el mandamiento de Francisco de Bobadilla árbitro entre Almagro y Pizarro “el dho adelantado vaya al valle de la Anasca… Pocona y la costa adelante a donde quisiere, y que entre en ello Arequipa y los Charcas, y en ello pueda poblar (Tambo de Mala 18 de noviembre de 1537)”[21]
Bajo leyes establecidas se realiza esta fundación, Arequipa reunía las condiciones para que se fundase una ciudad, ocurriendo así un 15 de agosto de 1540 bajo la advocación de la Virgen de la Asunción , en el sitio de la actual plaza de armas a la usanza europea trazando las calles a cordel, plantando la picota en el medio de la plaza poniendo la cruz donde se edificaría la futura Catedral y al frente estaría el Cabildo a su costado la Cárcel, las demás manzanas y solares serían repartidos entre los fundadores e instituciones religiosas.
Seguidamente en el acto de fundación de la ciudad se nombran las autoridades, los mismos que son: dos alcaldes, seis regidores, un alguacil, un mayordomo de la ciudad, un procurador, Escribano Público y de Cabildo y, otros oficios de importancia. Porque el Cabildo significaba uno de los pilares del Imperio Hispánico en América”[22]
Durante la fundación de Arequipa Pedro Barroso es comisionado con amplios poderes para viajar a España y otras partes del Perú para pedir mercedes a favor de Arequipa, durante su ausencia y en su reemplazo subiría Juan de la Torre a primer Alcalde y de segundo alcalde lo haría Juan Flores que ya era regidor, y el cargo de regidor dejado por este último lo asumiría Francisco de Montenegro, de esta manera se completaba los seis regidores que correspondía a las Villas y pueblos como era Arequipa.
Para el día fijado como fecha de la fundación del pueblo de Arequipa los cargos eran de la siguiente manera: “Teniente de gobernador, García Manuel de Carbajal, por alcaldes Juan de la Torre y Juan Flores, como regidores, Hernando de silva, Hernando de Torres, Luis de León, Gómez de León, Lucas Martínez Begazo y Francisco de Montenegro; como Alguacil Martín López de Carbajal; como pregonero Pedro Ires, Vicario, Rodrigo Bravo; Escribano Alonso de Luque”[23].
Ante la ausencia de contar con una ubicación precisa en la denominación de villa o pueblo en los diferentes valles de Arequipa, hace que se tenga esta dificultad en la denominación del sitio que ocuparon los españoles. Así podemos mencionar al primer alcalde de estos valles, villa y pueblo de Arequipa a don Pedro Barroso, quien no se quedó en España como menciona Guillermo Galdos[24], sino que años después regresa y durante la rebelión de Gonzalo Pizarro 1548, ocupa los cargos de alcalde y de regidor y también los subsiguientes años respectivamente.

EVITE EL PLAGIO, CITAR LA FUENTE:
[1] Publicado EN: Revista HISTORIA Nº6, (ISSN 2220-3826) Escuela Profesional de Historia de la UNSA. Arequipa, Perú. Octubre 2003. pp 79 -85. Publicación en homenaje al desaparecido historiador Guillermo Galdos Rodríguez, fallecido el 20-09-2002
[2] Historiador, profesor de la Escuela Profesional de Historia, UNSA.
[3] Málaga Medina, Alejandro “Los primeros españoles en el valle de Arequipa” EN: Historia General de Arequipa, ed. FMJBF, Arequipa. 1990
[4] Galdos R. Guillermo, “Naciones oriundas en expansión y mitmaqs en el Valle de Arequipa”, Tokio 1988
[5]Cabrera Valdez, Ladislao “Los primeros españoles en Arequipa” EN: Historiadores y Prosistas, Arequipa 1958, pp.220
[6]Sánchez Moreno, Víctor, “Arequipa Colonial y las fuentes de su historia” Aserprensa Lima, 1987. pp.163
[7]Archivo Municipal de Arequipa, Protocolo: Alonso de Luque 1539: fs.5-5v.
[8] AMA. Protocolo: Alonso de Luque 1539: fs.9.
[9] AMA. Protocolo: Alonso de Luque 1539: fs.110
[10] AMA. Protocolo: Alonso de Luque 1539: fs.115.
[11]Málaga, Op. Cit. pp.221
[12] Galdos R. Guillermo, “Administración Colonial” EN: Historia General de Arequipa” FMJBF, Lima, 1990 Confr. Barriga Tomo I pp50. Tomo II pp81-89.
[13] Barriga Víctor M. “Documentos para la Historia de Arequipa” Colmena Arequipa, 1940, tomo II, pp.62
[14] Ibidem, pp.75
[15] Ibidem pp.55
[16] Ibidem pp.71
[17] Barriga Víctor M. “Documentos para la Historia de Arequipa” Colmena Arequipa, 1939, tomo I, pp.270
[18] Ibidem pp.55
[19] Ibidem pp.59
[20] Galdos R. Guillermo “Comunidades Prehispánicas de Arequipa” FMJBF Lima 1987 pp.192
[21]Barriga Víctor M. “Documentos para la Historia de Arequipa” tomo I, pp.17-18
[22]Clarence, Haring “El Imperio Hispánico en América” Solar Hachete, Bs. As. 1972
[23]Ibidem…..pp.79-105-53.
[24]Galdos R. Guillermo, “Una ciudad para la historia, una historia para la ciudad –Arequipa del siglo XVI” EDIUNSA. 1996 pp.197

1 comentario:

Percy Santi Oseda dijo...

quiero saber un poco del protocolo de alonso de luque